viernes, 27 de enero de 2012

Recordando al mártir colombiano Jesús Emilio Jaramillo


Departamento de Arauca.
En 1962 nació la segunda guerrilla más importante de Colombia, el Ejército de Liberación Nacional (ELN); pronto esta guerrilla fundada por estudiantes que se entrenaron en Cuba despertó simpatías entre obreros, campesinos, universitarios e incluso sacerdotes seguidores de la Teología de la Liberación.

En 1965 ingresó al ELN el padre Camilo Torres, famoso líder universitario en Bogotá, pero muere en combate en 1966; otros líderes creyeron que esta era la forma más heroica de lucha, desconociendo que el padre Camilo no fue valorado por la guerrilla por sus valores o ideas, sino como símbolo, para conseguir más reclutas. En 1969 ingresan los sacerdotes españoles Manuel Pérez, Domingo Laín y José Antonio Jiménez. El ELN fue dirigido por el sacerdote Manuel Pérez, alias “Poliarco” o “Cura Pérez”, de 1983 a 1998, pero las deserciones mostraron un rostro violento de esta guerrilla.

El ELN ha sembrado numerosas minas en los campos, ha secuestrado, ha extorsionado, ha destruido infraestructura de empresas y pueblos, ha reclutado menores de edad, guiado no por ideales sino por el capricho de jefes intocables y antidemocráticos.

En su afán por controlar regiones de desarrollo económico el ELN llegó a la región petrolera de Arauca a fines de 1980, donde fundaron el Frente Domingo Laín (en honor al sacerdote caído en combate). En la región de Arauca, vecina de Venezuela, pobre y abandonada por el Estado, hacían presencia desde 1945 los Misioneros Javerianos de Yarumal, comunidad religiosa fundada en Colombia por Monseñor Miguel Ángel Builes (1888- 1971). 

El obispo misionero Jesús Emilio Jaramillo Monsalve (1916- 1989), del Seminario de Misiones de Yarumal sirvió en Arauca desde 1971, con misiones entre los indios Tunebos y campesinos, con programas educativos, de salud (en la región moría gente por gripa, paludismo, fiebre amarilla, malaria y picadura de serpientes) y catequesis, con apoyo de los Hospitalarios de San Juan de Dios. En 1982 inicia el hospital Ricardo Pampuri (en honor al Hospitalario paviano que murió en 1930), con ayuda de Hospitalarios italianos, que en 1988 era de primer nivel y luego atendía 40.000 llaneros (habitantes de Arauca, Casanare y Meta) y venezolanos, con equipos únicos en América Latina. 

Con el boom petrolero llega la Petrolera Ecopetrol y OXY, y la subcontratista Manessman, pero también llegan el ELN, las Farc, y luego el Ejército. El Frente Domingo Laín (ELN) pintaba consignas contra el Hospital (lo consideraban una simple intervención extranjera), pero monseñor Jaramillo les pedía explicar su descontento y criticaba su reclutamiento de menores; la respuesta del ELN fue la muerte del padre Raúl de Jesús Cuervo Arias en Fortul (Arauca), en octubre de 1985. Años después, y tras duras críticas por la muerte del padre Cuervo, el 2 de octubre de 1989 el Frente Domingo Laín asesina al obispo Jesús Emilio Jaramillo llevándolo a La Esmeralda (Arauca), acción que repudian los altos dirigentes del ELN (aunque no tomaron medidas porque el Frente era muy poderoso en dinero y armas). 

Mons. Jaramillo (www.
diocesisdearauca.org)
En un boletín, Frente Domingo Laín, #28, octubre de 1989, justificó la “justicia revolucionaria” contra el obispo Jesús Emilio Jaramillo por su amistad con el intendente Fernando González Muñoz, su apoyo a los militares, su "silencio" ante sus excesos contra campesinos y líderes, su cercanía a las multinacionales Occidental (OXY, EEUU) y Shell (Holanda) usando el dinero con fines particulares, y su condena a los atentados petroleros.

Pero está demostrado que Monseñor Jaramillo se había declarado imparcial, bautizaba sin reparo a los hijos de militares y guerrilleros, defendía a campesinos e indígenas, y los malos manejos de los dineros no fueron culpa suya, pues era hombre desprendido; apoyaba al Ejército porque protegía al Hospital, mientras que el ELN quería destruirlo.

El Frente que lleva el nombre de un sacerdote mantuvo las amenazas a los sacerdotes, por lo cual en 1992 se cerró el Hospital Ricardo Pampuri; pero en 1995 el Ejército, la Gobernación de Arauca, Embajada italiana, SENA (Servicio Nacional de Aprendizaje) e Iglesia apoyaron al padre hospitalario Hélmer Muñoz para reabrir el hospital Ricardo Pampuri, pese a las amenazas del Frente. 

Fuente: 
Arenas, Jaime. La guerrilla por dentro. Análisis del E.L.N. Colombiano. 3ª ed. Bogotá, Tercer Mundo, 1971. 204 pp. 
Broderick, Walter. El guerrillero invisible. Bogotá, Intermedio Editores, 2000. 424 pp. 
Bustos, Alirio. La ley del monte, Bogotá, Ediciones Intermedio, pp. 51- 60. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario